El Esplendor de Willemstad

Willemstad, una encantadora ciudad colonial declarada Patrimonio Universal de la Humanidad, con sus coloridos edificios de arcadas acentuadas con ventanas con celosías y adornos en blanco, nunca pierde su hechizo. Las sinuosas callejuelas de adoquines de esta ciudad del siglo XVII están llenas de galerías de arte, restaurantes, tiendas y pequeñas plazas bajo la acogedora sombra de las acacias.

Para empezar, vea las obras de la artista internacional Jolanta Pawlak en Maravia, su galería situada frente al agua en el Handelskade; disfrute de una paletada de Lovers, un helado increíblemente cremoso hecho en la isla, o una tajada de torta de manzana al estilo holandés en el Iguana Café mientras contempla cómo el puente flotante Queen Emma se abre y se cierra para permitir el cruce entre los distritos de Punda y Otrobanda.

Puente Queen Emma - Curaçao

Puente Queen Emma - Curaçao

Recorra el tradicional Mercado Flotante, donde embarcaciones de Venezuela, a 60 kilómetros de distancia, atracan todas las mañanas en el muelle con su carga de coloridas y brillantes frutas frescas, vegetales y flores, así como canastas llenas de pescados y dulces típicos del Caribe hechos con tamarindo y caña de azúcar. Disfrute los olores y si se le abre el apetito, los sabores de las comidas que ofrecen los vendedores callejeros situados a todo lo largo de los muelles. Haga una pausa en Plaza Jojo Correa, una bonita plaza que queda al otro lado de la calle, donde los artesanos venden sus productos.

About the Author